maniobra de amarre

Cómo hacer una maniobra de atraque para el amarre

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Tabla de contenidos

 

La operación de maniobra se considera el momento más crucial al que se enfrenta un barco en su viaje. Cuanto más se navega, más se domina esta maniobra, y esto también se aplica a los conocimientos que se logran adquirir sobre el terreno. Los navegantes expertos tienen un lenguaje propio y se necesita bastante tiempo para dominarlo.

¿Sabías que el proceso de atraque, cuando el barco tiene que maniobrar, es el momento donde se producen más colisiones?

Antes de iniciar cualquier maniobra, es esencial comprender el impacto del viento, la marea, el calado, el equipo del barco y las ayudas para la maniobra, etc., junto con la asistencia recibida de los remolcadores en caso de ser necesario. El procedimiento estándar a seguir al entrar o salir de un puerto, consiste en llamar a un piloto marino, piloto de barco o piloto marítimo en el barco, que maniobra el barco desde un punto de entrada, conocido como punto de pilotaje, hasta el puesto de atraque o viceversa.

Atracar, amarrar, anclar. ¿Qué diferencia hay?

Cuando un barco se encuentra en el puerto para recoger o desembarcar pasajeros, o cargar o descargar mercancías estará, en cierto modo, conectado al muelle (el área funcional del muelle) y, por tanto, está atracado. Un barco atracado suele ser de gran tamaño y contará con la presencia de varios tripulantes, incluso cuando pasa la noche allí. Por lo general, un barco está atracado para un propósito específico, y cuando esa tarea se ha completado el barco se moverá.

 

Un amarre, en cambio, es algo así como el equivalente náutico de una plaza de aparcamiento. Normalmente se compra o se alquila por un largo periodo como lugar para guardar el barco. Para maximizar el espacio, las embarcaciones atracadas suelen mantenerse perpendiculares al muelle o embarcadero principal, en lugar de un barco atracado que suele estar paralelo al muelle.

 

Cualquier barco que esté asegurado con cabos a un elemento permanente está amarrado a ese elemento. Por lo tanto, amarrado puede ser una descripción bastante amplia, aunque se utiliza más adecuadamente para describir un barco que se mantiene en «amarres».

 

Los anclajes son zonas de agua donde las embarcaciones y los yates pueden asegurarse a un objeto fijo en el fondo del mar. Su alquiler es más barato que el de los amarres y es más difícil que personas ajenas entren en tu embarcación. Suelen utilizarse para guardar los barcos o yates cuando no se utilizan, por lo que las embarcaciones amarradas no suelen tener a nadie a bordo.

La forma más independiente de asegurar una embarcación es echar el ancla. Mientras el ancla tenga un cierto grado de agarre en el fondo del mar, el barco no se moverá demasiado de su ubicación actual y, por lo tanto, se describe como anclado. Esta es la forma más independiente, pero también la menos segura de estacionar el barco, y como tal, un barco anclado suele permanecer en su lugar durante poco tiempo y casi siempre tendrá a alguien a bordo.

Cómo usar los amarres para atracar

Según el tamaño y tipo de embarcación que se quiera amarrar, habrá que hacer un tipo de maniobra u otra, ya que no todas las embarcaciones responden igual ante diversas circunstancias. No obstante, hay ciertas reglas generales para poder realizar una maniobra de forma segura y efectiva.

 

  • Realizar la maniobra a la menor velocidad garantizada por el gobierno de la embarcación
  • En lo posible, la maniobra debe realizarse recibiendo el viento y/o al corriente por la proa o la amura.
  • La aproximación al lugar de atraque debe ser con el menor ángulo posible, según las circunstancias
  • En caso de querer cambiar el rumbo y velocidad, se tendría que hacer mediante pequeñas modificaciones evitando grandes metidas de timón y bruscas alteraciones de las revoluciones
  • Las defensas deben ser colocadas en la altura y posición adecuada según las condiciones de cada maniobra.

Maniobras de amarre

Amarre de punta

Consiste en amarrar de popa, aunque a veces también de proa, al muelle junto a otras embarcaciones amarradas de igual forma.

Para poder hacer la maniobra, se debe tener en cuenta la banda donde está el traque y la tendencia a caer de la embarcación al ir marcha atrás según el giro de la hélice. En caso de viento fuerte es preferible entrar con la proa al muelle.

Abarloarse

Es colocarse de costado al lado de un buque y amarrarse al mismo. En los veleros se evitará que los palos queden a la misma altura con el fin de evitar los golpes y enganches entre ellos. La maniobra de este se realizarán de igual forma que los atraques a un muelle. En el caso de que la otra embarcación esté fondeado o amarrado se hará de proa al viento.

Atracar en un muelle o pantalán

Consiste en amarrar la embaración en paralelo al muelle o pantalán. Para realizar esta operación, es esencial tener en cuenta la dirección del viento:

  • Viento de proa paralelo al muelle: Debe realizarse una aproximación con muy poco ángulo (20º). Se amarra primero el largo de proa y luego el largo de popa.
  • Viento de popa paralelo al muelle: Se realiza una aproximación con muy poco ángulo (20º). En primer lugar, se amarra el esprín de proa, luego el largo de popa y finalmente el largo de proa.
  • Viento de perpendicular al muelle hacia el mar: El ángulo de aproximación es de unos 60º a 70º. Se amarra primero el largo y el esprín de proa, seguido por el largo de popa.
  • Viento de perpendicular al muelle hacia el muelle: El ángulo de aproximación debe ser entre 40º y 50º, dejando que le viento nos acerque al muelle. Se amarrará primero el largo de proa y después el de popa.

Amarrar a una boya

Consiste en amarrar el barco a una boya sujeta a un cable firme, una cadena a un muerto. Para poder realizar la maniobra, es necesario aproximar la embarcación a la boya con la proa al viento.

¿Qué agentes influyen en la maniobra de amarre?

Hay varios agentes que influyen en el proceso de la maniobra de amarre, los cuales son esenciales para poder realizar una maniobra de amarre con éxito y de la forma más segura. Entre ellos, los más importantes a tener en cuenta son:

  • Viento: El desplazamiento lateral de la embarcación por la acción del viento sobre la obra muerta se denomina abatimiento. Es muy importante tener en cuenta si el viento es real o aparente.
    • Viento real: El viento real es el viento que existe en un momento dado. Se notará en una embarcación aún sin ser
    • Viento aparente: Una vez con el barco arrancado, el viento que se nota a bordo es el resultante, tanto en dirección como intensidad, del viento real y el viento originado por la velocidad del barco.
  • Olas: Las olas tienen un impacto directo sobre el conjunto de la embarcación dificultando las maniobras.
  • Corriente: La corriente puede hacer que tu barco se aleje de la costa en cuestión de segundos. El desplazamiento lateral de la embarcación por acción de la corriente sobre la obra viva se denomina
  • Libre a sotavento: Es el principio de mantenerse alejado cualquier peligro que esté a sotavento y tener espacio de maniobra suficiente a esta banda.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp