partes de un barco de vela

Cuáles son las partes de un barco de vela

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Table of contents

El vocabulario náutico es extenso y hasta la menor de las partes o piezas de un barco a vela o a motor tiene su correspondiente palabra que, si no somos entendidos, nos costará reconocer.

A modo de iniciación podemos hablar de los términos más comunes y, por tanto, más conocidos para definir las partes de un barco de vela incluso para navegantes noveles. Seguramente si solicitamos a uno de nuestros invitados a bordo “cobra el cabo con la maneta de winche y haz firme en la cornamusa”, éste no entenderá demasiado lo que le decimos y nos mirará casi con pánico. Y sin embargo, es una frase muy normal y hasta básica para cualquier asiduo de la navegación a vela.

Nombres de las partes de un barco de vela

Las partes de un barco de vela tienen su propia nomenclatura que las define y será importante conocerla para saber exactamente a qué nos referimos en cada momento. Además, para bastantes de estas partes de un barco de vela, se ha popularizado el uso de la palabra en inglés.
Vamos a referirnos en este artículo a la introducción de los términos más habituales en las partes de un barco de vela.

Si hacemos una división de las partes de un barco de vela denominaremos proa a la zona delantera del barco, popa a la trasera, estribor al lado de la derecha y babor al lado de la izquierda. Además para referirnos a los extremos diagonales a banda y banda, utilizaremos el vocablo amura para las diagonales delanteras y aleta para las diagonales traseras.

partes de un barco de vela
Otra clasificación de las partes de un velero puede realizarse en función de la parte sumergida y la que queda por encima del agua. La parte de un velero que queda bajo el agua se denomina obra viva, pues es sensible al estado del mar o las corrientes, entre otros. La parte por encima de la línea de flotación y  por tanto, sin interferencia o sensibilidad directa con el mar, se denomina obra muerta.


Tienen cierta gracia algunas de las palabras que definen las partes de un barco de vela, pues tienen un significado ampliamente conocido pero que nada tiene que ver con su significado náutico, que una persona no iniciada no sabrá relacionar. Entre estos términos encontramos palabras como palo, bañera, plataforma, espejo, puente, rueda o caña, balcón.

Todos y cada uno de nosotros conocemos estas palabras aplicadas a nuestro día a día, pero al embarcar cambian su significado para resultar ser partes de un velero.
Lo que en la vida cotidiana es un palo, en náutica es la parte de un velero que se levanta aproximadamente desde el centro de la cubierta para izar las velas.

La bañera no es la zona donde cuidaremos de nuestra higiene personal. Sino  el espacio hundido donde nos instalaremos en navegación y donde controlaremos y gestionaremos la mayoría de elementos para la navegación.

La plataforma es la superficie plana horizontal colindante a la popa, concretamente continuación del espejo de popa, en este caso plana y vertical. Ambas son las partes más retrasadas de popa.

La rueda es lo que en un coche denominaríamos volante y la caña puede ser de pescar o de gobierno, esta última es una pieza en madera solidaria al timón para gobernar con un sistema alternativo a la rueda.

Por último, el balcón nada tiene que ver con una salida al exterior en una vivienda. Sino que son las estructuras generalmente en acero inoxidable situadas a proa y popa del barco. No todas estas partes de un velero son las más importantes, pero sí presentan la curiosidad

Finalmente cabe destacar que todos y cada uno de los cables que aguantan el mástil y cabos para trabajar a bordo -lo que comúnmente denominaríamos cuerdas- tienen su propio nombre. En cualquier barco sólo hay dos cuerdas: la de la campana y la del reloj.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp